martes, 29 de mayo de 2007

Sobre finales: Piratas del Caribe 3

En las últimas 24 horas me he visto el final de Perdidos y el ¿final? de la trilogía de Piratas del Caribe. La semana pasada contemplé el final de Heroes y creo que es el momento de comenzar con una valoración sobre como hay que rematar una historia. NI QUE DECIR QUE EMPIEZA MI TRILOGÍA PARTICULAR DEL SPOILER, AVISADOS ESTAIS.

Hablaré primero de la película, que no creo que me lleve mucho: menuda mierda de final. Una trilogía que aspira a ser la Guerra de las Galaxias del género de bucaneros no puede dejar esta amarga sensación en la boca. Si bien pienso que la auténtica trilogía comenzó en la segunda parte (Piratas del Caribe 2: El cofre del hombre muerto) y terminará en una cuarta entrega (pongo un cijón en el fogón). Esta entrega comienza bien, con fuerza, con una escena aparentemente insulsa pero que nos ayuda a entrar en la historia como si de una narración clásica se tratara, un cuento que el abuelo relata a sus nietos. Pero el resto nos hace plantearnos si esta suerte de prólogo fue ideado por alguien ajeno al resto de la película.

La historia no sólo es tramposa sino que es traicionera. Traiciona los fundamentos creados en las anteriores películas, los personajes construidos con gracia por unos actores con licencia para el desmadre (todos menos Orlando "pan sin sal" Bloom y Keira "sonrisa profident" Knightley) y traiciona una narración alegre y vivaz (sobre todo el la primera entrega).

La historia, como dije, es un gran lío y los actores desconocen que es lo que realmente trama su personaje, por lo que sus caras de descoloque son verídicas, como las del estupefacto espectador. Los guiones basados en traiciones y alianzas imposibles, planes secretos y jugadas de despiste son complicados y aquí no aciertan ni una. Y no será por falta de metraje para dejar las cosas claras, puesto que la película dura 168 minutitos de nada. Lo de la diosa Caliope, es un as, que se sacan de la manga, más falso que un Grandes Éxitos de Nash. O sea, no (lo tenía que hacer), no podemos decir ahora que la hechicera medio loca, clon de la que aparecía en el videojuego del Monkey Island, resulta ser una diosa encerrada en un cuerpo humano. Y ahora nos lo dicen. Vamos, que ni ellos mismos lo sabían. Y su historia de amor con David Jones, capitán de El holandés errante, queda inconclusa, sin atar.

Los actores, pues bueno, espero que Orlando Bloom contraiga la disentería y a miss Knightley, quedescubra una buena dieta que le haga ganar algunos kilitos y, de paso, que aumnete su perímetro pectoral. De Jonnhy Depp, nada, todos conocemos a Jack Sparrow: si te gusta, bien; si no, también. Pero me sigue doliendo ver a Geoffrey Rush y a Stellan Skarsgärd (habitual de los filmes de Von Trier) volviendo a perder su talento, que no dinero, en estas chucherías.

Menos mal que los efectos especiales son apabullantes (nada que ver con el hombre araña). Hay escenas que son de lo mejorcito de animación digital, pero eso no salva una película mediocre, indigno fianl de una saga que comenzó muy bien, siguió a trancas y a barrancas para acabar cayendo por el sumidero de la avaricia comercial (como Matrix, vamos).

Y ahora un comentario sobre el final. La historia principal se acaba: el personaje de Orlando Bloom se convierte en el nuevo capitán de El holandes errante y se ha casado con la chica, pero solo podrá pasar un día en tierra cada diez años, bien; a Sparrow, el capitán Barbosa le vuelve a birlar La Perla Negra y tendrá que ir a buscarla, bien, por que una Buena película de piratas perdedores siempre debe acabar con una invitación a una nueva aventura; Sparrow le birla el mapa mágico a Barbosa para ir en busca de la fuente de la juventud, mal, muy mal, por que eso es el un prólogo para una cuarta parte. Y por esto digo que la auténtica trilogía estará compuesta por El cofre del hombre muerto, En el fin del mundo y la cuarta película, ya lo vereis, tiempo al tiempo.

1 comentario:

La Chirvi dijo...

Chocho, me encanta eso de las puertas abiertas y las putas. ¿Por qué partido te presentas?