martes, 13 de noviembre de 2007

No confies en nadie

Acabo de ver el último episodio de Damages. Aún estoy bajo el aturdimiento que supone tragarse una serie como esta en tres dosis. Aunque quizás sea lo mejor. Es una obra tan redonda y perfecta que asusta, como esos atletas que parecen robots, como si fueran inhumanos. Y es uno de los más bellos ejemplos de la mezquindad que anida en el ser humano. Y aunque algunos odieis a Glenn Close (no sé por que), dejar eso a un lado y arrodillaros ante una lección de como ser una bastarda hija de puta con clase. Asi que ya sabeis, no confieis en nadie.

Aqui podéis verla en streaming.

Y un hecho que la hace aun más grande, algunos de los capítulos han sido dirigidos por Mario Van Peebles. Lo sé, puede parecer una broma de mal gusto, pero lo peor es que lo hace de puta madre. Supongo que se le pegó algo de Eastwood cuando rodo El Sargento de hierro con él.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Emigrantes

Ante la sola posibilidad de que los hijos y NIETOS de emigrantes puedan elegir al próximo presidente de la Xunta, sólo puedo manifestar mi es tupor y mi cabreo. ¿Quienes son ellos para elegir a la persona que me va a gobernar durante cuatro años? ¿Acaso yo voy a poder elegir al presidente de Argentina, Uruguay o Chile? Si es así, encantado, pues mi conocimiento de la política sudamericana es algo mayor de la que ellos poseen sobre la política gallega (si aún fuera sobre la española...).

Me parece muy bien que se quiera conservar las relaciones con los esforzados emigrantes cuyas divisas mantuvieron a flote esta y otras regiones españolas durante gran parte del último siglo, pero no veo de recibo que se les de no sólo voz sino voto en la política. Sólo rezo para que los emigrantes voten en masa al PP y les jodan a Torito y al Quintana.

Bocazas

Ante el momento de esperpento político que se vivió en la Cumbre Iberoamericana entre Zapatero, Sumajes y Hugo Chavez, uno no puede sentir más que hartazgo. Siempre he considerado al presidente venelozano un tipo pagado de si mismo y de memoria quebradiza (parece olvidarse de su intento fallido de golpe de estado a mediados de los noventa), un tipo que contraviene ese refrán que dice que todo se pega menos la hermosura pues su amistad con Fidel Castro no ha aumentado su inteligencia política, algo de lo que Castro puede presumir.

Nos encontramos en una escena política donde los grandes estadistas han desaparecido y sus sucesores son meros espectros que enarbolan las banderas del socialismo o del liberalismo sin tener ni idea de lo que significan ni de lo que representan.

Tengo que reconocer que, sin que sirva de precedente, me ha gustado la actitud de Zapatero al intentar responder con palabras y argumentos al presidente venezolano. Por que uno puede pensar lo que quiera del señor Aznar (cada cual es libre de hacerlo) pero la descalificación pública ha de evitarse cuando uno representa a una nación. Debería aprender el señor Chavez de su amigo Fidel que nunca tuvo que caer en la bravuconería en su enfrentamiento con los usamericanos, quitando sus referencias al imperialismo yanki.

El camino por el que optó Chavez fue siempre el de la descalificación directa, lejos de la elegante retórica que siempre han exhibido los referentes de los movimientos socialistas. Puede parecer algo trivial, pero la diferencia de discurso y de manejo de la oratoria entre Lenin y Stalin tenía luego un reflejo directo en la forma de manejar la URSS.

También hay que recordarle a Chavez que Hitler fue elegido democráticamente como diputado, aunque luego llegará a la presidencia del gobierno mediante ciertos acuerdos y artimañas. ¿Qué quiero decir con esto? Qué uno puede ser un dictador electo y un fascista electo, y también se puede ser un dictador fascista y socialista (¿alguien ha dicho nacional-socialismo?) electo. La elección de un presidente no le imbuye de una capa de democracia de forma directa. La categoría de gobierno democrático se la ha de ganar el ejecutivo a través de sus acciones. Chavez se presentó como el gobernante de los pobres, pero se ha reído de los pobres ayudandose en la carencia de conocimientos de estos.

Puede que todo esto parezca una disertación sin sentido en la que se busca el ataque a Chavez desde una perspectiva personal. Cierto es que este es mi blog y son mis opiniones las que leéis, pero creo que no está de más recordarle al señor Chavez que la perpetuación en el poder que busca con la reforma constitucional es el primet paso hacia un estado autoritario.

Por cierto, si se queja de que el Sumajes no es nadie para dar consejos, ¿por qué no cierra su programa Aló , Presidente en el que se dedica a dar consejos sobre todo lo divino y humano?

viernes, 9 de noviembre de 2007