sábado, 29 de diciembre de 2007

Reaggeton del Programador

En este día de los inocentes que mejor terminar con una sonrisa y una cancioncilla. Aunque tiene base puertorriqueña tiene alma de C++. Es curioso como se puede usar algo que da cierto asquillo para montar un video con cachondeillo del bueno.


martes, 11 de diciembre de 2007

De ropa interior

Sólo un breve comentario a la vuelta de Fernando Alonso a Renault. En mi pueblo a eso le llamamos una bajada de pantalones y ser un rajao: rajao por largarse cuando las cosas pintan feas y hay que dar la cara; bajada de pantalones, por que con lo mal que salió de Renault, ahora vuelve con su amigo de toda la vida Flavio, quien también le gusta bajarse el pantalón para firmar con un excremento el contrato qu eunirá de nuevo a Alonso y a la marca francesa por unos 20 millones de euros por cada una de las dos temporadas por las que firmó.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Al hilo del comentario anterior me ha surgido una curiosa reflexión. Las fotos a las que me refiero llevaban "extraviadas" varios años. Mi me mente había construido un recuerdo totalmente nuevo acerca del motivo que aparece en ellas. Y eso me lleva a pensar sobre cuantos de nuestros recuerdos son reales más allá de la mente. No en plan "Blade Runner", sino en cómo la mente transforma los recuerdos, rellenando los huecos como si de una ilusión optica se tratara.

Es curioso el modo en que se organizan muchos recuerdos y como cambian más o menos si son verbalizados o transmitidos a menudo. Si contamos una anécdota, esta se irá enriqueciendo cada nueva vez que sea repetida, viendose el proceso ayudado por la complicidad del interlocutor, esto es, que dependiendo de a quién se lo contemos añadiremos unos u otros detalles para transmitir lo mismo, el quid de la historia. Con el paso del tiempo, crearemos una fórmula asentada que funciona con cualquier interlocutor e introduciremos a penas cambios, como mucho, cambiaremos alguna muletilla o expresión para adecuarla a los tiempos que corran.

Por ello, al final, nuestro recuerdo se mezclará con la anécdota de tal modo que no distinguiremos entre el recuerdo real, que siempre "estará ahí" y los añadidos debidos a su transmisión.

Pero peor es cuando un recuerdo a penas lo verbalizamos, o nos piden que lo hagamos pasado una buena temporada. Entonces el recuerdo podrá dirirgirse en dos direcciones, básicamente: una, que se verbalize en forma de la idealización del recuerdo real; y dos, que transmute su forma convirtiendose en una historia apenas cercana al recuerdo real. Mientras que la primera posibilidad no es más que visión superlativa y positiva del hecho, la segunda es una nueva historia que a penas tiene en común con la realidad el hecho de que tú protagonizas los dos.

Es por todo que a veces, cuando miro una foto intento ajustar el recuerdo que tengo con lo que me muestra la imagen, ya que es la única prueba que tengo de como eran las cosas en realidad. Esto me conduce a mi segunda reflexión ¿qué recordarán los niños en el futuro? Vivimos rodeados de aparatitos electrónicos que captan imágenes pero luego quedan almacenadas en forma de unos y ceros dentro de los discos duros o los CDs, pasando a formar parte de la nueva memoria, la virtual, que es igual o más propensa a sufrir cambios en las informaciones que guarda. Por ello, me sigo preguntando ¿podrán los niños del futuro como era su infancia?

El Papa Negro

Últimamente no paro mucho por aquí, y no se bien la razón. Tengo ganas de comentar muchas cosas (la tercera temoporada de Weeds, por ejemplo) pero mi mente no está por la labor. Si ahora me pongo a escribir esto es por no acabar bajo toneladas de excrementos mental.

No tengo nada que contar y tengo mucho que decir, o al revés, o igual no, yo qué sé. He cumplido mi primera semana de trabajo, en una pequeña productora (tan pequeña que sólo estamos el jefe, su mujer y yo) pero no tengo horario y tengo libertad total a la hora de montar los videos. Pero tampoco me apetece hablar mucho de ello y si lo pongo, es por informar.

Y no creais que en estas semanas no se me han ocurrido comentarios. Algunos crecían en mi mente y se estructuraban de forma completa mientras iba de camino al trabajo o al volver de él. Pero no tengo ganas. Estoy bajo los efectos de la desidia, una amiga, un quiste, una hermana siamesa que siempre ha estado pegada a mí. Y lo peor de todo no es el efecto que provoca sino que lo único que me reconforta son dos fotos que le hice al Papa hace ya unos lustros.

Cuando JuanPaaún era un mozo polaco robusto aunque un poco temblón tuvo a bien beatificar a la fundadora de la congregación a la que pertenecía mi colegio. Con ello surgió la oportunidad de un viaje en autobús hasta Roma para ir a la misa y esas chorradas. Ya en el Vaticano, se celebró una misa para los de nuestra congregación oficiada por JuanPa. Allí le tiré una de las fotos y, recurriendo al tópico, todo comenzó.

¿Qué comenzó? Una suerte de maldición que me mantiene casto y puro a pesar de mis infructuosos intentos de romper el maleficio que contra mi persona emitió el Brujo Católico. Alguno os estareís preguntando que como fué posible quie esto se produjera, la solución es que, en un arrebato adolescente, la chavalada de mi colegio nos abalanzamos sobre SuSan(tidad) para chocarle la mano cual si se tratara de Kurt Cobain redivivo. Y fue en ese preciso momento en el que mi mano derecha, ya por entonces pecadora, entró en contacto con la suya. Sólo recuerdo que un leve hormigueo recorrió mi cuerpo, desde la punta del dedo corazón de la mano derecha, hasta el dedo meñique del pie izquierdo. En aquel momento, el pardillo que un día fuí y que sigo siendo no se percató de lo que había pasado. Y lo que había pasado es que el muy cabrón me había ungido, su predecesores cuando elegían a un campesino o un pescador para que levantara una iglesia en Antioquía o en las fuentes del Nilo azul.

Aquel simple gesto, dos manos que apenas se rozan, como si se tratara de un mano frente al reflejo inalcanzable, me convirtió en un pobre demonio cristiano anti-eclesiástico que algun día aceptará su destino y llevará a la Iglesia de Roma hasta su victoria final. Me convertiré, pues, en el Papa Negro que profetizó Nostradamus y el fin de los tiempos estará muy cerca. Por si JuanPa me eligió para que liderara a los ejércitos de Jerusalem contra las hordas heréticas la cosa pinta muy mal.

martes, 13 de noviembre de 2007

No confies en nadie

Acabo de ver el último episodio de Damages. Aún estoy bajo el aturdimiento que supone tragarse una serie como esta en tres dosis. Aunque quizás sea lo mejor. Es una obra tan redonda y perfecta que asusta, como esos atletas que parecen robots, como si fueran inhumanos. Y es uno de los más bellos ejemplos de la mezquindad que anida en el ser humano. Y aunque algunos odieis a Glenn Close (no sé por que), dejar eso a un lado y arrodillaros ante una lección de como ser una bastarda hija de puta con clase. Asi que ya sabeis, no confieis en nadie.

Aqui podéis verla en streaming.

Y un hecho que la hace aun más grande, algunos de los capítulos han sido dirigidos por Mario Van Peebles. Lo sé, puede parecer una broma de mal gusto, pero lo peor es que lo hace de puta madre. Supongo que se le pegó algo de Eastwood cuando rodo El Sargento de hierro con él.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Emigrantes

Ante la sola posibilidad de que los hijos y NIETOS de emigrantes puedan elegir al próximo presidente de la Xunta, sólo puedo manifestar mi es tupor y mi cabreo. ¿Quienes son ellos para elegir a la persona que me va a gobernar durante cuatro años? ¿Acaso yo voy a poder elegir al presidente de Argentina, Uruguay o Chile? Si es así, encantado, pues mi conocimiento de la política sudamericana es algo mayor de la que ellos poseen sobre la política gallega (si aún fuera sobre la española...).

Me parece muy bien que se quiera conservar las relaciones con los esforzados emigrantes cuyas divisas mantuvieron a flote esta y otras regiones españolas durante gran parte del último siglo, pero no veo de recibo que se les de no sólo voz sino voto en la política. Sólo rezo para que los emigrantes voten en masa al PP y les jodan a Torito y al Quintana.

Bocazas

Ante el momento de esperpento político que se vivió en la Cumbre Iberoamericana entre Zapatero, Sumajes y Hugo Chavez, uno no puede sentir más que hartazgo. Siempre he considerado al presidente venelozano un tipo pagado de si mismo y de memoria quebradiza (parece olvidarse de su intento fallido de golpe de estado a mediados de los noventa), un tipo que contraviene ese refrán que dice que todo se pega menos la hermosura pues su amistad con Fidel Castro no ha aumentado su inteligencia política, algo de lo que Castro puede presumir.

Nos encontramos en una escena política donde los grandes estadistas han desaparecido y sus sucesores son meros espectros que enarbolan las banderas del socialismo o del liberalismo sin tener ni idea de lo que significan ni de lo que representan.

Tengo que reconocer que, sin que sirva de precedente, me ha gustado la actitud de Zapatero al intentar responder con palabras y argumentos al presidente venezolano. Por que uno puede pensar lo que quiera del señor Aznar (cada cual es libre de hacerlo) pero la descalificación pública ha de evitarse cuando uno representa a una nación. Debería aprender el señor Chavez de su amigo Fidel que nunca tuvo que caer en la bravuconería en su enfrentamiento con los usamericanos, quitando sus referencias al imperialismo yanki.

El camino por el que optó Chavez fue siempre el de la descalificación directa, lejos de la elegante retórica que siempre han exhibido los referentes de los movimientos socialistas. Puede parecer algo trivial, pero la diferencia de discurso y de manejo de la oratoria entre Lenin y Stalin tenía luego un reflejo directo en la forma de manejar la URSS.

También hay que recordarle a Chavez que Hitler fue elegido democráticamente como diputado, aunque luego llegará a la presidencia del gobierno mediante ciertos acuerdos y artimañas. ¿Qué quiero decir con esto? Qué uno puede ser un dictador electo y un fascista electo, y también se puede ser un dictador fascista y socialista (¿alguien ha dicho nacional-socialismo?) electo. La elección de un presidente no le imbuye de una capa de democracia de forma directa. La categoría de gobierno democrático se la ha de ganar el ejecutivo a través de sus acciones. Chavez se presentó como el gobernante de los pobres, pero se ha reído de los pobres ayudandose en la carencia de conocimientos de estos.

Puede que todo esto parezca una disertación sin sentido en la que se busca el ataque a Chavez desde una perspectiva personal. Cierto es que este es mi blog y son mis opiniones las que leéis, pero creo que no está de más recordarle al señor Chavez que la perpetuación en el poder que busca con la reforma constitucional es el primet paso hacia un estado autoritario.

Por cierto, si se queja de que el Sumajes no es nadie para dar consejos, ¿por qué no cierra su programa Aló , Presidente en el que se dedica a dar consejos sobre todo lo divino y humano?

viernes, 9 de noviembre de 2007

lunes, 29 de octubre de 2007

Comol decía Supertramp: craisis, what craisis?

En la Meca del Cine la gente está que echa humo y no sólo por los incendios, sino por la inminente huelga de guionistas, a los que respalda el sindicatos de actores.

Lo que a mi me sorprende es que no la hayan visto venir de antes. En los últimos años han ninguneado a los guionistas forzándoles a escribir blockbusters de mierda en el que desperdiciaban su talento. Si necesitan a alguien para que escriba la secuela de El motorista fantasma que llamen a un chimpancé y le den una máquina de escribir y suficiente whisky, o mejor, que no le den whisky y le den heroína.

Porque ser guionista en el actual Hollywood debe ser duro. Aspirando a escribir la nueva pinícula de Cecil B. Bruckheimer o, Wilder me libre de parecer ofensivo, de Steven Spielberg no debe ser reconfortantes. Y eso que ese dios de todas las artes que es Uwe Boll se escribe los guiones, que si no...

Pero creo que lo de dejar de escribir no es una buena forma de presión por parte de los guionistas. Yo me esforzaría y sólo escribiría plagios de escenas de películas de los años cuarenta y cosas así, por que, sinceramente, ¿alguien echará en falta a los guionistas cuando busquen quien les escriba Transformers 2, una jaula de grillos mecánicos? No. El guionista ha dejado de ser una figura respetada, como lo es ahora mismo en la TV, para volver a ser el tipo con el que sólo las aspirantes a actriz muy ingenuas se acostaban.

En fin, mis queridos lectores, que los guionistas van a hacer huelga, los productores intentan rodar todo lo posible para poder ir soltándolo durante los largos meses de negociaciones, y el fuego se lleva por delante las casas de los ricos.

Al hilo de los incendios californianos me gusto el deje de sorna con una periodista de Telahínco informó sobre las ayudas que habían recibido los afectados, "una asistencia mejor que la que padecieron los afectados del Katrina" (more or less). Como para no. La gente que vivía en esas zonas aporta unos 100 millones de dólares a las campañas de los candidatos a la presidencia, así que ya les pueden cuidar bien.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Señorita S., creo que he matao mi ordenador

Pues eso. Mi ordenador está agonizando y apenas está unido a la vida por un hilillo de vida. Pero espero solucionar eso antes del finde, aunque no espereis que vuelva en breves, pues me voy a Charrajevo a cumplir con un último trámite y, desde allí, volaré a la pérfida Albión para disfrutar de mi última semana de libertad antes de convertirme en un licenciado más en busca de trabajo.

Pero no me olvido de lo del humor bestia.

lunes, 24 de septiembre de 2007

Preámbulo de humor bestia

Acabo de ver El Hormiguero (Cuatro), el programa de Pablo Motos que incluye los monólogos de uno de sus guionistas, Toño, un paralítico cerebral, o como hostia sea en vocabulario políticamente correcto. He de decir que me alegro que vuelva el humor más bestia a la televisión. En breves, espero publicar un post sobre el humor actual y la alarmante cantidad de colectivos ofendidos. Desde aquí hago un llamamiento a todos a contar chistes de parapas, negro, maricas, mujeres y hombres con taras, gordos, ricos, pobres, enanos y animales que hablan, por que seguro que cuentas el chiste del caballo que habla y te sale la Asociación Mr. Ed por un trato digno a los animales parlantes que se sientes agraviados.

El incomprensible concepto de la monárquia parlamentaria

Lo prometido es deuda y aquí llego dispuesto a hablar del tema de moda: como mola ser Rey. Por que este tema es como la selección de fútbol, todos tenemos una opinión y derecho a hacernos escuchar. La verdad es que Sumajes (Juan Carlos I para los no amigos) es un tipo que cae bien por que no deja de ser un españolito más al que le va el bebercio y el putiferio. Con esos mofletes sonrojados al calor de un vinito de la tierra, pasea su campechanía por los pueblos del Imperio Español.

Sumajes siempre ha caído bien por que se lo ha currado. Desde que el Viejo Chocho (alias El Generalísimo) lo nombrase su sucesor al frente del Estado Franquista, JuanCar ha movido sus piezas para garantizar un transvase hacia un sistema democrático como el que se le presupone a cualquier país de bien y como reconocimiento a su labor se recogió en la Constitución que España era una monarquía parlamentaria, una cosa que tuvo su gracia hace siglos en Inglaterra, pero en los albores del siglo XXI parecía un poco desfasado. Pero hubo que transigir para no tocarle mucho los cojones a los fachas que todavía andaban por las calles de la vacilante España post-Franco.

Y el Rey cumplió. Supo jugar casi sin cartas para conseguir que la transición fuera un proceso que no produjese muchas bajas políticas y que jodiera un poco a todos, en vez de joder mucho a unos pocos como hasta entonces. Y la cosa fue bien hasta que intentaron vendernos que el chollo iba a continuar. Y no, por ahí no pasamos.

El principito, siempre tratado como un soltero de oro que un día reinaría en España, protagonizaba portadas en revistas, siempre desde el respeto merced al pacto de la Corona con los diferentes medios de comunicación para no socavar tan acartonada institución. La gente no se paraba a pensar en el posible relevo, viendo ese día como lejano. Mientras nuestro principito manejaba con mano diestra el timón de elegantes veleros de regata y acudía a brillantes universidades yanquis. Y mientras Sumajes seguía divirtiendo al personal con su cercanía y su campechanidad (hay que ver lo que se le llena a uno la boca cuando dice campechanía).

El invento parecía que podía perpetuarse pues el Heredero era un joven guapo, con estudios y con posibles que le dicen las viejas. Pero no parecían contar que en este país estamos hartos de que se regalen los puestos más atractivos. Este principito no ha demostrado méritos para hacerse con ese trono que nos pertenece por derecho a todos los españolitos que con nuestro impuestos llevamos un plato caliente a su mesa todos los días.

El principio del fin comenzó con su noviazgo y ruptura con Eva Sannum, una chavala de buen ver, con mejores tetas que la desaboría de la Leti. Luego vino lo del micropiso de 30 hectáreas que se le construyó. Sobre el plano era clavado a los minipisos de la ministra, pero todo el mundo sabe que en las obras se sabe por donde se empieza pero no por donde se acaba. Y luego lo de la Leti. Si quería caer mal no tenía que haber llegado a ese extremo, que casarse con la esbirra de Urdaci es mucho, neno.

Y ahora toda la movida de los juicios y cristos por injurias a la Corona. Menos mal que aquí no llegaban revistas de Sudamérica donde se trataba a la Familia iReal como aquí tratamos a la troupe de Isabel de Inglaterra, esto si que iba a ser un macroproceso y no el de Palermo.

Lo peor es que parezen empeñados desde varios estamentos en que sigamos creyendo que los reyes tienen sangre azul (si es así, será por la Viagra) y son mejores que el resto. Me parece que es hora de que en España se establezca una monarquía democrática como dios manda, es decir, que cada 10 años se eliga por sorteo como en Navidad un nuevo rey, una nueva reina y una nueva corte. Al tuntún, sin privilegios ni zarandajas. ¿Porqué yo no puedo reinar si, para lo bueno y para lo malo, soy tan español como el principito? ¿Acaso él la tiene más larga? Pues que se lo juegue a los chinos con Nacho Vidal, pero que nos dé una oportunidad a los que le pagamos las facturas.

Solo quiero añadir que menos mal que han tenido a bien el incorporar a ese fenómeno de la naturaleza que es Jaime Elena, que me voooooy de Marichalar. Sin él, toda gloria y esplendor pasado hubieran parecido un mero espejismo. A ver cuando lo ascienden, que vaya curro de mierda: entras pisando fuerte con lo de Duque y esas cosas, pero luego no das promocionado ni a hostias. Animo Marichalar.

viernes, 21 de septiembre de 2007

El final del verano ...

Hola a todos de nuevo. He regresado por fin de las calurosas ruinas de Charrajevo y me encuentro que, en la red, un mes y medio es mucho tiempo. Ha pasado de todo y todo ha sido comentado una y mil veces. El lunes retomaré mi actividad blogera y volveré a comentar lo que me salga del nardo, que para algo este es mi blog. Sólo avanzaré algo: será un asunto Real. Dicho queda.

jueves, 9 de agosto de 2007

Ídolos con pies de clembuterol


Ya no queda espacio para la inocencia en este mundo corrompido: Hulk Hogan se dopaba. El adalid de los buenos valores, el amigo de los niños, el dios nórdico hiperbronceado. Cae otro mito de nuestra infancia. ¿Consistirá en esto el madurar, en que todos los mitos acaben cayendo? Sólo pido a Wilder que uno resista, por que si me dicen ahora que Mr. T se ponía la vena gorda me pego un tiro, total si todo en lo que creías de niño es una chufa...

viernes, 3 de agosto de 2007

Un pequeño break (dance)

Mañana tempranito comenzarán mis no vacaciones en el pueblo, por lo que el ritmo de actualización del blog caerá en picado. A esto se le unirá el hecho de que en Septiembre me esperan los, espero, últimos exámenes de mi carrera.

Será un mes y medio de encierro y sacrificio estudiantil que creo que valdrá la pena. Pero no me voy a despedir sin más, por que hay que dejar siempre algo que mantenga a la gente con ganas de más.

El tema de hoy es el veraneo en el Mediterráneo, es decir: 16 horas de coche (hay que ir desde Galicia, ojo), caravanas, peleas en el asiento de atrás, calor, un apartamento de mierda, bichos, calor, madrugar para coger sitio en primera línea de arena-polvillo-terrosa y calor, mucho calor.

Siempre he veraneado en Galicia, aunque mi familia posee un piso en Benidorm al que acuden mis tíos por turnos durante el verano. Yo he pasado algunos períodos no superiores a una semana, pero me fue suficiente. Odio el veraneo cañí. Odio el Levante, con sus poblachos llenos de rascacielos llenos de madrileños llenos de sudor. Lo siento, pero es superior a mí.

Para empezar, el viaje. Pocos destinos merecen las vicisitudes viajeras que padezen estos avezados pilotos, dignos descendientes de los conductores de carretas del Salvaje Oeste. Y entre los destinos que merecen la pena no incluyo Benidorm, Gandía, Benalmádena o similares. Esa interminable serpiente que se extiende desde todos los puntos del país en dirección a las costas levantinas (principalmente) es una nueva expresión del Mal que tentó a Adán y a Eva en el Paraíso. Cada coche es una bomba cargada con el material más inflamable que hay: la comunicación obligatoria. Un matrimonio puede vivir feliz el resto del año, intercambiando apenas cuatro frases, que son más bien cuatro quejas :"qué cara está la vida" y derivados, "estos siempre tocando los cojones" (valido para equipos de fútbol, políticos o huelguistas de medios de transporte), "este país va a peor" (aplicable a los mismos ámbitos que la anterior) y toda coletilla que implique el yo soy mejor que vosotros. Las largas caravanas hacia la costa, junto las dos semanitas en el mierdiapartamento que te cuesta el sueldo de dos meses, son culpables de la gran mayoría de los divorcios.

Y explotar ya en el viaje de ida es fácil. Primer posible punto detonante (PPD): meter TODA tu casa, menos los muebles en el exiguo maletero de tu utilitario; ya puedes ser el campeón del universo de tetris que la operación te llevará como mínimo cuarenta "¿pero no ves que no cabe?" y unos cincuenta y tres "¿pero se puede saber para que coño llevamos esto? ", a parte de blasfemias varias. Segundo PPD: los niños y el jaleo que arman; si no están quietos en casa, van a estarlo en el pequeño habitáculo en donde se ven confinados durante horas interminables y rodeados de los bultos que no entraron en el maletero; y eso que con las autovías se eliminó otro problema asociado, los mareos. Tercer PPD: el tráfico, si va fluido, porque va fluido y tu vas por el carril más lento; si va lento, porque va lento; si te adelantan, porque te adelantan, etc. Otros PPD son el lugar, momento y contenido de la parada para comer; también está el de encontrar aparcamiento en el caso de que el mierdiapartamento no disponga de él (se sabe de alguno que pasó los quince días de vacaciones dando vueltas con el coche a ver si encontraba un sitio).

Una vez en el punto de destino pueden surgir tensiones tales como las dimensiones, distribución y materiales de construción del mierdiapartamento (siempre será muy canijo, mal distribuido y con unos tabiques tan delgados que ni se pueden colgar pósters por miedo a un derrumbe).

Y el calor que hace es inhumano. Se supone que las vacaciones son para descansar, pero con ese calor no hay quien pare. Por el día te bañas, te pones tieso a cervezitas frías o tintos de verano y se va tirando para adelante. Pero las noches son un no parar, y no precisamente en la discoteca (que es donde acabas, porque pasas tanto calor como en casa pero igual conoces a una viuda rica que te retire).

Yo por eso aprecio el veraneo norteño. Aquí el verano se entiende de otra forma. Sí, son vacaciones, pero es tiempo de ir de romería en romería, de fiesta en fiesta y de comilona en comilona. El verano en el norte es orquesta y procesión, es reunión familiar y desbocamiento hedonista. Los pueblos gallegos se llenan de coches con la matrícula del País Vasco, Cataluña, Francia o Alemania. Se vuelven a escuchar los mismos saludos, las mismas preguntas y las mismas despedidas.

Yo soy un privilegiado, lo sé. Disfrutar del entorno de la ría de Vigo es algo que agradezco cada día. Discutía con mi primo hace unos días que para que ir a Mallorca o a Valencia o Murcia (qué hermosa eres) si aquí disponíamos de terrazas con vistas a la ría desde las que contemplar el mejor atardecer del mundo (y estoy dispuesto a llegar a las manos, si fuera necesario, para defenderlo), disfrutar de playas de arena (no de tierra desmenuzada como en el Mediterráneo) y de un mar con una temperatura más razonable ( el Mediterráneo parece que es un gran meadero y por eso el agua está calentita). Ah, y no tenemos problemas de medusas.

Bueno, despídome ya, que esto se alarga demasiado. Disfrutar de lo que queda de verano y recordar: cuando el cuerpo de tu vecino veas quemado, hechate crema para no acabar chinado.


martes, 31 de julio de 2007

Dame veneeeeeeeeno...

Acabó la ruta del bakalao gabacha y es hora de hacer un par de reflexiones: ¿porqué no aceptar que el ritmo de competición del ciclismo moderno EXIGE que los ciclistas se dopen? ¿Porqué, aceptada la primera premisa, no establecer unos máximos de dopaje- un par de chutes de EPO o unas cuantas transfusiones- que ponga a todos los corredores en igualdad de condiciones?

El problema del dopping siempre radicó en que unos (los dopaos) tenían ventaja sobre otros (los limpios, también llamados los pardillos). Si todos van con el mismo número y con la misma dosis de chutes de EPO ya no habrá problema, eso sí, al que se pase se le expulsará y se le impedirá toda actividad profesional federada hasta el día de su fallecimiento. Por otro lado, el médico que suministre esas rayitas de más será expulsado del colegio de medicina y se le negará la licencia para ejercer. A ver quién se atreve a saltarse esas normas. Todo vendría acompañado de una temporada a la sombra para reflexionar y unas multas que le hagan perder hasta los calzoncillos.

Pero también se ha de exigir esto mismo en todos los deportes. Y el primero, el deporte rey. Si les hicieran esos controles a los fumbolistas que se aclare. Andan pensando en excluir al ciclismo de los iba a acabar de delantero centro del Barça mi tía Paca, que lo más, se toma un anisete con las amigas después de la novela. Y también pedirle al COIJJ.OO. por yonkis, pero permiten que los jugadores profesionales, de las ligas americanas no pasen los mismos controles y estén suscritos a otra normativa de dopaje que sus homólogos del resto del mundo. No sé, me suena a hipocresía de la gorda.

El día en que humanos modificados genéticamente compitan en eventos deportivos está más cerca. La carrera imparable de los laboratorios por crear sustancias que consigan un aumento de la potencia, resistencia, fuerza o velocidad sin ser detectadas por un análisis se está saliendo de madre. Y lo triste es que la mayoría de las sustancias dopantes las producen los laboratorios. La EPO tiene una función terapeútica pero su principal uso es para doparse. Si hablo sólo de la EPO es por ser la más conocida, pero existen otras muchas.

También me gustaría lanzar una pregunta y quien quiera que la conteste: ¿cómo una persona a la que diagnosticaron cáncer en tres zonas de su cuerpo -testículos, metástasis en pulmones y cerebro- puede en dos años volver a ser un corredor competitivo? Lo de Armstrong no es sólo envidia, es por que si a un ciclista perfectamente sano le es necesario doparse, para una persona a la que le hallaron una docena de tumores del tamaño de una pelota de golf en los pulmones y en el cerebro, es una obligación.

Y para que no se diga, un español ha dado positivo. Ya faltaba, parecía que nos íbamos a librar, pero quien esté libre de pecado que tire la primera jeringa.

jueves, 26 de julio de 2007

Be yellow, my friend

Si padezí las picaduras de la araña más emo y el ¿final? del piratas más pirata de los 69 mares, ¿cómo iba yo a perderme el único acontecimiento que levantaba una mínima expectación en mí?(aparte de la llegada de los Beckham a Hollywood, por supuesto).

Hace ya algún tiempo que no veo Los Simpson, por que tengo los capítulos más vistos que el Miki Nadal, pero no por ello les he perdido el cariño. Esta tarde me acerqué al cine a videar la película de la familia americana más conocida y querioda por encima de los Kennedy.

La verdad es que iba con cierto temor puesto que era muy fácil cagarla. Veinte años son muchos años y muchos capítulos y muchos gags y muchas bromas y mucho de todo como para que nos pueda sorprender algo. Pero nuestro amigo Matt ha demostrado ser un cabronazo muy listo. Ha hilado muy fino creando un producto con entidad propia, no un capítulo estirado. Juegan con las referencias clásicas desde los estrangulamientos de Bart por parte de Homer, hasta el alcoholismo de Barney, pasando por la imbecilidad del agente Wiggun (y de su hijo, personaje predilecto de Matt Groening y de muchos fans, entre los que me encuentro). Pero han sabido introducir nuevos elementos que enriquecerán sin duda la serie, insuflando nueva vida a estos personajes de sobra conocidos.

La trama es sencilla y muy actual: un desastre ecológico pondrá en peligro la vida y el matrimonio de los Simpson, asi como de todo Springfield. Simple pero, como un truco de magia, la cosa se va complicando hasta acabar en algo enorme. No os espereis una obra maestra de la comedia, pero si algo que hos hará pasar un buen rato por que hay un par de momentos antológicos que pasarán de recuerdos a vivencias sobre los Simpson como cualquier aparición de Ralph Wiggun, el corto de hombre golpeado por balón de fútbol del Señor Topo o frases como "No le ofrezca cacagüetes a mi dios" de Apu a Homer.

Los amantes de esta familia tan irrealmente verídica podemos congratularnos de que se haya respetado todo y por todos: los creadores han respetado su producto explotando, sin abusar, lo que el público quería ver y ofreciendo cosas nuevas que no chocan con lo establecido; a los dobladores por seguir haciendo su trabajo tan bien, sin cambios ni historis como pasara con la película de South Park.

Si la veis, quedaros hasta el final de los títulos de créditos por que introducen algunos detalles simpáticos.

P.D.: no comento nada de lo de El Jueves por que es una estupidez. Espero que desaparezca de una vez la Monarquía, que ya hay muchos chupando del bote como aún por encima mantenerles el tinglado. Si no, que repartan, que su casa la pago yo y todos los demás españoles, ¿no tendríamos derecho a gozar de ella? ¿No se podía establecer un sorto para disfrutar de las posesiones de la Casa Real cuando estas están desocupadas? Yo me pido primer para el palacio de Mallorca y sino que me dejen el yate, que ya me apañaré.

Un pequeño inciso (28-Julio): para los que dicen que los chistes de la película de los Simpson son simples y que han perdido la gracia les recomiendo leer este magnífico post de Hernán Casciari sobre el cambio que se produjo en nosotros los espectadores tras convivir 20 años con los Simpsons

sábado, 21 de julio de 2007

¿Frío? Congelado me quedo


Cada día entiendo menos lo que le pasa a la gente. El jueves fue el concierto de los Arctic Monkeys en Vigo. Para los que no lo sepáis, los conciertos de las fiestas del Cristo se realizan en un anfiteatro con una parte de pago (la más cercana al escenario) y otra de gratis (las gradas). El jueves fuimos todos los amigos a disfrutar de otro concierto más. Pero, hete aquí que por priemra vez nos quedamos fríos ante una total y manifiesta falta de energía, de saber hacer y de pasarselo bien en un escenario.

Recapitulemos: los Arctic Monkeys son unos chavalillos que no la han visto tan gorda en su vida. Colgaron sus temas en Myspace y se hicieron famosos, siendo su disco el disco de debut más vendido en la historia de Gran Bretaña (y mira que han tenido grupo más grandes alos que han aupado al olimpo con su primer disco, para luego despeñarlos). Pues los chiquillos estos se convierten en un fenómeno de masas, pero no dejan de ser un hype.

El escenario de Castrelos (el lugar donde se realizó el concierto) se les quedó grande y ellos apenas se movían, muy estáticos, como si de su primer concierto serio se tratase.

La verdad es que yo no sé lo que ve la gente en este grupo que es una copia descarada de Franz Ferdinanz y The White Stripes. Por cierto, ¿habeis notado como han desaparecido las cnaciones de Franz Ferdinanz de los medios? En esta sociedad hiperveloz, si no sacas un disco por año, te olvidan rápidamente. Y si olvidamos a Franz Ferdinanz, el último grupo elegido como los salvadores del rock´n´pop, ¿qué será de los chavalillos de los Arctic Monkeys? Lo seinto por ellos, peroen unos cinco años vamos a estar preguntándonos "¿qué fué de aquellos tipos que habían saltado a la fama con un disco que había puesto en internet? Ya sabes, los Saltin Bonkis". Espero equivocarme, pero son carne de cañon.

lunes, 16 de julio de 2007

Holidays in Camboya

No me puedo resistir a enlazar el magnífico post de Vicisitud y Sordidez sobre el Vigo que no se muestra en las guías turísticas. Desde aquí mostrar mi veneración por esa gran dama de esta la ciudad olívica que es nuestra ex-alcaldesa Perli Porro.

Wall Street Festival


Este fin de semana me despalcé a Caldas de Reis para disfrutar del festival Cultura Quente. Disfruté como un enano, aparte de perder las escasas y valiosas neuronas que me quedan. Es un consuelo saber que se regeneran, así que recargaré energías para el siguiente hostiazo etílico. Pero no he venido aquí a comentar la actual situación de mi cerebro, que es buena por si les interesa, sino para reseñar algo que siempre me llama la atención: los costras, perro-flautas, punkis o tirados.

Se desplazan en manada hasta cualquier festival, aunque prefieren los gratuitos. Una vez allí, instalan el chiringuito y empieza uno de los mejores ejemplos de capitalismo salvaje de pequeña escala que el hombre pueda conocer.

De todos es sabido que si quieres drogas (en especial anfetamínicos y alucinógenos) has de acercarte a un punki. Actualmente es el único colectivo que maneja tripis con asiduidad y también te pueden proveer de buen speed. Pero en los festivales aprovechan todos los resquicios del capitalismo que con tanto ahínco combaten. Salen con sus neveras portátiles repletas de cervezas bien frías para aprovechar el concepto más simple de la economía: oferta- demanda. La gente tiene sed, pero no todo el mundo dispone de un nevera de playa, aunque sea una cutre. Ellos se aprovechan vendiendo a 1 leuro una birra que a ellos problamente no les halla costado nada. Este método de financiación da unos resultados enormes, permitiendo que familias enteras puedan mantener su estilo de vida, ayudandose de la venta de las drogas mencionadas (aunque dejan un márgen de ganancias más pequeño que la cerveza).

Tengo que destacar también la faceta negocadora en cuanto al precio de la mercancía que manejan. A pesar de formar grupos separados, conocen en todo momento la cantidad total de existencias de una determinada mercancía, que grupo las posee y el precio al que está. Esto les permite negociar de una forma sólo comparable a la de un broker cabreado. Saben si pueden poner un precio alto (15 o 18 leuros por un tripi) por que es una hora avanzada de la noche o ya no quedan a penas existencias; pueden manejar un precio medio (10 o 12 leuros) cuando todo el mundo empieza a comprar provisiones para la noche pero la oferta también es grande; y pueden dejartelo a un precio bajo (6 o 8 leuros) si la demanda es nula, la oferta es excesiva, o sólo quedan restos y aquello es un outlet del ácido.

Puede parecer un análisis un tanto simplista, pero creo que aporta una imagen general bastante fiel y todos tenemos multitud de experiencias para poder pulir este boceto de la situación. Pero no por ello me va a dejar de llamar la atención este hecho, y tened por seguro que contrataría a un costras para negociar con los clientes de mi futura e hipotética empresa.

lunes, 9 de julio de 2007

¿Qué coño de mierda es esto?: Por qué lo llaman público cuando quieren decir culpable (2)

Usted, querido lector, es culpable. Culpable de que unos artistillas de medio pelo no puedan comprarse otro BMW último modelo; culpable de que Ramoncín padezca insomnio (con lo que tiene más tiempo para maquinar sobre cómo conquistar el bolsillo mundo); culpable de que muchos productores (cinematográficos y musicales) no puedan presumir ante sus amistades (Pitita, Pocholo, el vizconde de Romanones) del yate de un millón de leguas de eslora que se iban a comprar. Usted, mi querido lector, es el mal en persona. Y por eso me cae bien, pero a mucha gente, no.

Y es curioso que esa gente, a la que usted pagó sus lujos cuando compró como un ceporro el disco de "Bom-Bom Chip" (¿era joven e inesperto?, no se justifique, vaya inmediatamente a limpiar El Escorial con sólo un cepillo de dientes); y soportó la visión de deleznables engendros visuales como "Aquí huele a muerto". Si, ellos son los que le acusan a usted del mal de la piratería, que promete acabar con su forma de vida.

Me resulta gracioso como, durante la promoción de cada nueva basura audiovisual, los productores-promotores apelan a nuestro sentimiento de fan y público, amén de comprador; pero luego, nos insulta cuando, hartos de tirar el dinero comprando sus productos, nos los bajamos por internet.

Yo soy uno de los que cumplen con esta doble etiqueta de consumidor-culpable. Durante años, acudí al cine cada semana, religiosamente, pagando mi entrada y disfrutando del entrenimiento prometido. Pero, cada vez era más difícil elegir algo con atractivo suficiente para ser visto. Empeza, poco a poco, a surgir la moda de los remakes, precuelas y secuela (siempre me ha parecido muy acertado este nombre; si cuela, coló, y el dinero, pa´la buchaca). Algunas, caían en un terreno que conseguía que nuestras convinciones más asentadas se tambaleasen (como al ver "Batman Forever"), pero yo no desfallecí. Me gastaba mis buenos cuartos en VHS´s y en CD´s. Yo era un consumidor responsable. No pedía que me lo recompensaran, aunque no habría estado de más un poco de respeto. Sí, el respeto, o su falta, es el mayor problema del la industria audiovisual. Se ha perdido el respeto al consumidor, al público, al fan.

Resulta que nosotros apoyamos a Satán cuando no elejimos una película española, o cuando nos descargamos un cd del que sólo nos interesa una canción (podemos añadir la parte ecológica, en la que la gente es la única causante del cambio climático, nada de plantas térmicas, deforestaciones, vertidos ilegales,...). Mean por nos e dicimos que chove (mean por nosotros y decimos que llueve).

El público nunca ha sabido elegir, y aunque supiera, sólo puede elegir de entre lo que le ofrecen. Si la oferta es una basura, el público elige basura (teoría que puede ser aplicada a el por qué del éxito de los programas de cotilleos); sin en la oferta existe algo con unos mínimos de calidad (no se pide mucho, apenas algo de originalidad, algo que no existe ni en la música ni en el cine actual, salvo honrosas, y a menudo curtidas, excepciones).

Por qué el público no es tan borrego. Los auténticos cretinos son los dirigentes de las cadenas, los encargados de la seleción de programas y series de ficción de las cadenas, los productores discográficos y cinematográficos, las administración públicas ergo el Gobierno, los "artistas" vendidos y muchos más. Somos el cliente y tienen que aprender que cuando el cliente queda insatisfecho, deja de comprar y se busca la vida. Internet nos ha facilitado el camino para no tener que comernos la inmundicia generada por las grandes compañías del audiovisual.

A mi no me amedrentan sus amenazas en nombre de la Cultura (hay que ver cómo se les llena la boca). Soy un consumidor cabreado y me he procurado una salida: Internet, por que yo lo valgo.

martes, 3 de julio de 2007

El coloso en llamas

Como buen adicto al picante siempre he estado abierto a nuevas experiencias. Tras probar muchas cosas aterradoramente hirientes en su picor, llegué a la conclusión de que el picante es un nuevo estado mental en que toda la realidad se disocia y se crea un vortex a través del cual vemos todo el Tiempo en el presente, sin futuro ni pasado, sólo el ahora. Por otro lad, sus consecuencias físicas pueden ser devastadoras, llegando a uno a realizar verdaderos esfuerzos por arrancarse la lengua sin importar las consecuencias de taño atentado contra su persona. Pero es de las pocas cosas que siendo legales, hacen que todo tu Ser se comporte como tras una ingesta de toda sustancia psicotrópica ilegal disponible en el mercado.

Todo esto viene a colación de la última entrada del cineasta Nacho Vigalondo en su blog. En el relata la miríada de sensaciones que inundan su Ser tras probar el plato Infierno de ternera en un restaurante thailandés. Ya sólo el nombre del plato dispara la imaginación de uno.

Puedes ver a cientos de diminutos esbirros del Supremo Picor marchar ordenadamente hacia los centros del dolor. Observar como catapultas enormemente diminutas son cargadas con chile y wasabi para bombardear el lagrimal. Y la caballería al curry galopando por nuestros carrillos en una maniobra envolvente, que busca apoderarse de la campanilla y establecer la cabeza de mando desde la que el ejercito iniciará la invasión total, que culminará con la conquista de nuestro cerebro.

Sentiremos el calor en nuestra alma, pero no un calor terreno sino un hálito de fuego y azufre proveniente de las regiones más olvidadas del universo. Perderemos el control sobre nuestros miembros, que se tornarán flácidos y fofos. Nuestra visión será empañada por oleadas de lágrimas imposibles de retener que buscan envolver nuestro rostro en una fina película de excrecencias junto a las cataratas moquiles que nos impedirán respirar con normalidad. Esta falta de oxígeno, unida a la insensibilidad que reina en nuestra Materia, actuará de forma fatal en nuestra Mente. Nuestros pensamientos sufrirán un doble fenómeno: por un lado, se dispararán en todas direcciones; de hecho, se comenta que ciertos sabios alcanzaron así el conocimineto universal, ya que los pensamientos que huyen de esta invasión del Supremo Picor arriban a todos los rincones del Universo, tanto el conocido, como aquel que se oculta tras el Velo.

Por otro lado, los pensamientos se concentran en los tres puntos principales del ataque del Supremo Picor, a saber: lengua, carrillos y faringe. El grado de concentración es tal, que un individuo bajo el ataque del Supremo Picor olvida el resto de su Materia, o cuerpo, y puede quedar para el resto de su vida bajo los efectos de un extraño trauma que provoca que no perciba más que su lengua, sus carrillos y su faringe.

Es por todo esto, que en la mayoría de culturas orientales, cuya orientación existencial-filosófica está enfocada hacia un estado de cese de la actividad mental corriente y que significará una liberación espiritual, o nirvana.

Yo, por mi parte, seguiré investigando las fronteras de la realidad. Hoy comeré un plato de carne adobada con una buena cucharada de ras-el-hanut (literalmente "lo mejor de la tienda", que puede contener más de treinta ingredientes, comprendiendo especias dulces como el cardamomo, el clavo o la canela, hierbas como la lavanda, flores como las rosas, y hasta polvo de cantárida, un minúsculo coleóptero, de origen marroquí ).

domingo, 1 de julio de 2007

¿Qué coño de mierda es esto? 1

Esta semana nos hemos encontrado con la noticia de que el cine español nos parece una mierda. Para una vez que los periódicos dicen una verdad resulta que se basan en un informe que fue perpetrado para provocar una serie de respuestas un tanto sospechosas.

El cine español es uno de los peores que podamos encontrarnos por dos razones, básicamente: una, es malo, así de simple; dos, se hacen muchas películas. Si multiplicamos cine malo por muchas películas nos sale que en este país se producen una media de 100 películas de las que 95 son bódrios que la gente ni siquiera descarga por internet. El cine español tiene como máximos representantes a un tipo que cuando era maricón tenía mucha gracia, pero ahora que es un homosexual ha perdido toda la gracia; por que, seamos justos, Pedro Almodóvar nos regaló sus mejores películas en los 80 y principios de los 90, y ahora sólo hace babosadas. Otro máscarón de proa es el cansino de Santiago Segura, cuya gracia se agotó el mismo día que decidió venderse y serializar una películilla graciosilla, sin má, como era Torrente. Y el tercero en discórdia, es el Artista Conocido Anteriormente como Pequeño Genio, Amenábar. Reconozco que Tesis me pareció curiosa, pero el resto no son más que copias y refritos de diversas obras. Algunas con la sombra del plagio como Los otros, en otras con inspiraciones un tanto más justificables como en Mar adentro, por tratarse de un hecho real.

A todos se nos ocurren cientos de ejemplos sobre directores mediocres que ruedan sus patochadas y aún pretenden que paguemos seis euros por perder dos horas y un montón de neuronas. El cine español sólo tiene un enemigo y es él mismo. Si hasta hacemos uns superproducción como Alatriste, y nos estalla en las manos. Por que gastarse lo que se gastaron y que salga un truño y con un prota que habla raro. Joder, que hubieran cogido al Banderas, que por lo menos nació en Málaga.

Y lo peor está por llegar, por que en nuestra ansia de convertirnos en lo que más odiamos, es decir, en sucios yanquis, podemos acabar muy mal. Por lo pronto, en EE.UU. va a haber huelga de guionistas. ¿De guionistas?, sí, por qué el tener el rostro de adamantium es algo universal y estos tipos, que escriben todos los bodrios que han inundado nuestras retina últimamente, no son excepción. Así que habrá que estar atentos para poder aprovechar un período de bajón (relativo) en los estrenos americanos.

jueves, 28 de junio de 2007

No pierdan el tiempo, HUYAN

Si algunos estaban preocupados por ciertos regresos, es que aún no sabían nada de este: vuelven las Spice Girls. Casi prefieron que volviera a gobernarnos Asnar (del vocablo asno que sufre una mutación genética). Asi que ya sabeis, huid antes de que os pille por medio.

martes, 26 de junio de 2007

Terminator, a mi lado, un don nadie

Con la polémica suscitada por el juego Manhunt 2, me ha hecho pensar en que a lo largo de los años he ido recibiendo la munición necesaria para convertirme en un psicópata que ríete de Freddy, Jason o George W. Bush.

Desde pequeño he jugado a los videojuegos. Siempre me han gustado, en especial las aventuras gráficas y los de acción en primera persona . Siempre me ha gustado la literatura de terror, contando a Poe y Lovecraft entre mis dos ídolos del género.

Durante mi adolescencia jugué al rol en sus diferentes variantes: tenía mi colección de cartas de Magic. También he tenido mi etapa en la que gustaba de escuchar Slipknot o Rage against the machine

Por otro lado, siempre he sido crítico con los gobernantes por sistema. Creo que nuestra misión de ciudadanos es velar por que nuestros dirigentes no se desmanden. Creo en las leyes y en la educación , y por ello creo que no se puede admitir que por jugar a unos juegos más o menos violentos, leer ciertos géneros literarios, escuchar un tipo de música o jugar al rol sea carne de patibulario.

El primer problema viene de que lo padres no supervisan lo que compran o se compra su hij@ pequeñ@. Si un crío de ocho e incluso menos se compra un juego como el GTA, los padres deben de estar enterados y prohibirselo, igual que no llevan al niño a ver la última de Oliveira -terror en estado puro, ríanse de la lentitud iraní-. Si tanto nos preocupan los niños, prohibamos los programas como el Tomate y los A tu lado en horario restringido; nada de tonterías, el cotilleo se manda a franja de las doce, y al niño se le mete en cama a las diez, y nada de tele en el cuarto, que a saber que estará viendo.

La culpa casi nunca es de los usuarios, si no de quien controla al usuario. No debe existir censura, sino información, y esta brilla por su ausencia. Y, sobre todo, que antes de hablar sobre adicciones y problemas que generan los videojuegos, hay que hacer estudios como dios manda. Que estoy harto de experimentos con gaseosa y ratas en un laberinto. Si quieren saber, que preguten a quienes consumimos videojuegos.

Gracia dios, no soy un psicópata y mis deseos de matar se reducen a ciertos póliticos y personalidades. Así, que quiero que quede constancia: he jugado a videojuegos de pensar y de los violentos; he leído literatura de terror; he escuchado múisca metal y hip- hop; he jugado al rol y he consumido drogas. Menos mal que los perfiles son una patraña, por que sino sería el hermano mayor del asesino de la katana, un chaval que estaba tronao de por sí, y los videojuegos fueron circunstanciales- como si te compras el coche con los freno algo tocados, desde el principio ya va mal, pero cuanto más le pises, antes tendrás la hostiapadre-.

Terminator, a mi lado, un don nadie (anotado)

(Transmisión interceptada el 26 de Junio de 2007, a las 21: 57)


Con la polémica suscitada por el juego Manhunt 2, me ha hecho pensar en que a lo largo de los años he ido recibiendo la munición necesaria para convertirme en un psicópata que ríete de Freddy, Jason o George W. Bush.

Desde pequeño he jugado a los videojuegos. Siempre me han gustado, en especial las aventuras gráficas ( - Primer error, hacen pensar; no nos interesa que los jóvenes piensen) y los de acción en primera persona ( - Gensanta, otro que no sabe que los juegos tipo Doom sólo acrecientan la sed de sangre de las huestes imberbes). Siempre me ha gustado la literatura de terror, contando a Poe ( - Ese borracho y drogadicto) y Lovecraft (- ¿Ese no es uno así, rarito, con cara de lenguado?; - No sé, pero Love es amor en inglés, asi que Lovecraft, será algo de amor, ¿no?; - Puede, pero seguro que es un degenerado) entre mis dos ídolos del género.

Durante mi adolescencia jugué al rol ( - Oh dios mío, llamen al Vaticano, habrá que exorcitar; - ¿Porqué, porqué? Es joven, aún podemos salvarlo; Paff; - Deje de llorar y prepare la maleta, será un trabajo duro) en sus diferentes variantes: tenía mi colección de cartas de Magic (- ¿Cartas de magia? ¿Brujeria? Por Torquemada, que a este le unto) y me reunía con mis amigos para jugar al Señor de los anillos (-Es un ente poderoso, debemos prepararnos para lo peor). También he tenido mi etapa en la que gustaba de escuchar Slipknot ( - ¿Y esos quienes son?; - No sé, pero en su web aparecen con unas pintas un poco de perturbados; - No se dice perturbado, se dice enajenados satánicos, si es que te tengo que enseñar todo) o Rage against the machine ( - La rabia es mala. Deja lo del Vaticano, coge la escopeta que será más efectivo).

Por otro lado, siempre he sido crítico con los gobernantes ( - Uy, ahora empiza con el discurso de progre rojeras, a ver que tonterias dice ) por sistema. Creo que nuestra misión de ciudadanos es velar por que nuestros dirigentes no se desmanden ( - A tí si que te desmandaba yo una buena hostia). Creo en las leyes y en la educación ( - Vaya, bonita frase, apuntala para eslogan de los chicos de Democarcia Nacional), y por ello creo que no se puede admitir que por jugar a unos juegos más o menos violentos, leer ciertos géneros literarios, escuchar un tipo de música o jugar al rol sea carne de patibulario ( -Tú defensa será inútil, acabarás cayendo en el lado oscuro).

El primer problema viene de que lo padres no supervisan lo que compran o se compra su hij@ pequeñ@. Si un crío de ocho e incluso menos se compra un juego como el GTA, los padres deben de estar enterados y prohibirselo, igual que no llevan al niño a ver la última de Oliveira -terror en estado puro, ríanse de la lentitud iraní- ( - Si nos dejaran volver a darle de hostias a nuestros hijos, esto cambiaba en un santiamén, cagoentó). Si tanto nos preocupan los niños, prohibamos los programas como el Tomate y los A tu lado en horario restringido; nada de tonterías, el cotilleo se manda a franja de las doce, y al niño se le mete en cama a las diez, y nada de tele en el cuarto, que a saber que estará viendo ( - Leñe, si tiene razón, que los chavales ahora ven al Buenafuente, y luego a hacer chistes sobre España).

La culpa casi nunca es de los usuarios, si no de quien controla al usuario. No debe existir censura, sino información, y esta brilla por su ausencia ( - ¡Pero qué dice! A este, o le paramos los pies o lía una que pa qué. Ay si el caudillo levantara la cabeza; - Se daba debruces con la caja; - ¿Decías algo?; - Rezaba por el negro futuro de España; - Así me gusta). Y, sobre todo, que antes de hablar sobre adicciones y problemas que generan los videojuegos, hay que hacer estudios como dios manda. Que estoy harto de experimentos con gaseosa y ratas en un laberinto. Si quieren saber, que preguten a quienes consumimos videojuegos ( - ¿Pero este que pretende, qué nos quedemos sin nuestros informes alarmistas que provocan un clima de crispación?; - Los jóvenes, que creen que todo el monte es orégano; - Ahí le has dado, si no manipulamos estadísticas e informes, ¿qué iba a ser de nosotros?).

Gracia dios, no soy un psicópata y mis deseos de matar se reducen a ciertos póliticos y personalidades ( - Lo que pensaba, un etarra de esos; - Pero si este no es ni vasco; - Pues erá por ósmosis). Así, que quiero que quede constancia: he jugado a videojuegos de pensar y de los violentos; he leído literatura de terror; he escuchado múisca metal y hip- hop; he jugado al rol y he consumido drogas ( - Canta más que la Zaldivar ante un buen fajo de billetes, menudo pájaro). Menos mal que los perfiles son una patraña, por que sino sería el hermano mayor del asesino de la katana ( - ¿Antecedentes familiares? A este le van a dejar el culo tieso es algún penal extremeño; - Pero si es gallego; - Da igual, seguro que lo podemos trincar por asociación ilícita junto a sus compañeros del rol), un chaval que estaba tronao de por sí, y los videojuegos fueron circunstanciales- como si te compras el coche con los freno algo tocados, desde el principio ya va mal, pero cuanto más le pises, antes tendrás la hostiapadre- ( - Pa´hostiapadre la que te vas a llevar, zagal. Anda coge la porra y los botes de humo que va a haber movida).



-Espero que os haya gustado el experimento. Si es así, empezaré a realizar versiones anotadas de anteriores entradas

lunes, 25 de junio de 2007

Reflexión/ II

Ser patético de vez en cuando está bien. Incluso te permitirá reirte en el fututro al acordarte de esos momentos. Pero cuando el patetismo roza la imbecilidad y se vuelve un acto continuado, es hora de decir basta.

Durante la grabación del corto la semana pasada me vino a la cabeza una reflexión que ya había asaltado mis neuronas en ocasiones anteriores. A veces, ciertas gentes combinan su ineptitud para conjurar una cámara de video, al estilo de la secuencia final de los Power Rangers. Sus egos y sus divismos se combinan dando lugar al Ineptituromator, un objeto inútil en sus manos pero que tiene la facultad de absorber la vida de los que les rodean. Suerte que algunos somos perros viejos que hemos librado muchas batallas en la trinchera y sabemos los trucos necesarios para caminar sobre las aguas, inutilizando gran parte del potencial demoledor del arma.

miércoles, 20 de junio de 2007

Parón

Esta semana ando de grabación. De nuevo me he visto envuelto en un corto, por lo que no voy a poder postear con el mismo ritmo. Pero no podía quedar callado sin guardar un minuto de silencio por el más grande. Se nos ha ido el Fary por que dios es un egoísta y lo quiere todo para él. Fary, tú si que eras la hostia.




























Espero que en el cielo sepan apreciar ese arte sencillo del mejor cantante de la historia de este país y alrededores.

Esto es un cuerpo y no los danone


lunes, 18 de junio de 2007

En busca del mentiroso intelectualoide

Hoy me gustaría comentar un hecho singular de los gafaplastas: su admiración desmedida por dos de los libros más aborrecibles perpetrados por mente alguna, Ulises de James Joyce y En busca del tiempo perdido de Marcel Proust (pronunciese como Pús).

Estos dos libros son considerados como cumbres de la literatura y dieron paso a la edad adulta de la novela. Sin embargo pocos son los que han leído estas obras de cabo a rabo para poder apoyar esta afirmación. Por mi parte, sólo aguante trescientas páginas del primero y poco más de cuatrocientas del segundo. Y prefiero que me arranquen las pelotas, fabriquen un consolador con ellas y me lo introduzcan por el ano hasta su total desgarramiento antes de tener que leerlos de nuevo.

Me hace mucha gracia las discusiones acerca del mensaje transmitido por los autores y su calidad literaria. También me deja perplejo las discrepancias sobre cual es la mejor tradución y si la obra de Pús debe traducirse como A la busca de ... o En busca de ... Acojonante. Lo mejor es que la mayoría de los tertualianos parecían los tipos de Salsa Rosa debatiendo sobre como se ejecuta el rito zulú de casamiento.


La obra de James Joyce es una pretenciosa novela que cuenta un día, el 16 de Junio de 1904. El autor se sacó de la manga un papelito en donde relacionaba los diferentes capítulos con diferentes personajes y situaciones de La odisea para justificar el título. De lo que no se percató es de la verdadera odisea del lector al enfrentarse a esa obra en que cada capítulo está escrito siguiendo una técnica diferente pero con un nexo común: no se entiende nada, ni el pijo.

Hay que señalar que se considera a Joyce y a Proust los padres de la novela junto con Kafka. Me parece injusto. Las novelas y cuentos de Kafka son intelegibles pero sus hechos son los que nos causan extrañeza, no como los dos primeros, a los que o no se entiende o nos abruman con mil estupideces.

Joyce, pues nos hace acompañarle en una aventura insulsa en la que lo poco que pasa te lo tienes que imaginar por que las metáforas (increíblemente bellas, eso sí) que emplea el irlandés son desquiciantes. Es como ver una película iraní sin subtitulos: las imágenes son bellísimas, pero lo que cuenta es aburrido, carente de interés y no te enteras de nada (conversación típica ante pelí irañí: "No dormía también desde que probé una cama de látex en el corté francés").

La segunda propuesta, En busca del tiempo perdido, es algo más accesible, pero no deja de ser la cursi historia de un niño repipi, en la que se mezclan elementos de sordidez que , imaginaros como de aburrido estará narrado, no consigue levantar el interés. Cuando en la peícula Little Miss Sunshine, el tío, que acaba de salir del psiquiátrico se proclama el mayor experto en Proust, lo que nos quiere decir es que se ha quedado tocado de tanta paja mental francesa.

Creo a bien considerar este libro como el mayor ejemplo de chovinismo por parte de nuestros vecinos del norte. Es un libro completamente gabacho: recargado, puro efectismo pero vacío y, para más inri, es una biografía mutada del autor. Es mutada por que Prosut era homosexual en una época en donde no sería bien recibida una obra sobre las fantasías y obsesiones de un homosexual (que es lo que es el libro). Lo único bueno que ha proporcionado este autor es el haber dado nombre al mono de Ross en Friends (In the jungle, the mighty jungle...)

Algo que me gustaría subrayar es como se les llena la boca a los gafaplastas a la hora de hablar de las innovaciones estilístas de uno, o el desgarrado e hiperrealista relato del otro. La verdad es que de lo que se les llena la boca es de su semen mental tras tanta paja idem.

No os dejeis engañar, nuestros amigos los gafaplastas son amigos de la sobrevaloración (¿acaso no son ellos víctimas de ese fenómeno?) y no hay obras tan sobrevaloradas (aunque personalmente, el Quijote no me parece tan gran obra como se nos vende) como estas dos que hoy he reseñado. Para terminar os dejo una noticia un tanto curiosa sobre un profesor de Literatura que ha publicado un libro que enseña a hablar de un libro sin haberlo leído. Creo que escucho una manada de gafaplastas corriendo a las librerías...

Me hubiera gustado publicar el post el sábado por aquello de sel el Bloomsday pero los compromisos sociales pudieron con uno.

miércoles, 13 de junio de 2007

RITMO

Lo importante es el ritmo, que decía Luis Ciges en ese monumento al dandy que es el cortometraje "Aquel ritmillo". Claro que sí. Tras varios meses inmerso en una rutina asquerosa, mi vida se parecía más a la de un protozoo trabajnado de espantapájaros que a la de una persona. Lo único interesante de cada día eran el ver si el pianista había escrito un nuevo post, o ver que nueva discusión trasnochada había sido zanjada. Pero hoy he vuelto a los orígenes y he vuelto a creer.

El ritmo es lo que nos hace humanos. Desde las profundidades del África Meridional se elevan los ecos de los primeros homínidos que miraron el mundo con curisiosidad de saber por que funcionaba así. Y decidieron plasmarlo en sonido, en los ruidos de los diferentes instrumentos de percusión que habían creado. El ritmo te hace moverte con sentido aunque seas esclavo en una galera o un condenado de camino al patíbulo. El ritmo ordena ideas y abre perspectivas. El ritmo crea, multiplica, fecunda.

Hoy he vuelto a creer en el ritmo. Fuí un blasfemo, me instalé en el inmovilismo, me desplazé a mi refugio y abandoné la fuerza motriz. Pero esto ha cambiado. Hoy he vuelto a gozar de una obra maestra que nunca será considerada como tal por esconderse detrás de un ridículo nombre de opereta: "Qué ruina de función". He vuelto a sentir vértigo viendo una obra audiovisual sin marearme. Qué velocidad, qué pasión, qué intensidad. Ese extraño elemento llamado Peter Bogdanovich nos regala una lección de agilidad y de viveza. Sólo recuerdo una película que supere en conjunto a esta en estos aspectos: "Uno, dos, tres" del Maestro Wilder.

El señor Bogdanovich nos ha regalado "La última película"(que no aparece en su ficha en el imdb), "¿Qué me pasa doctor?", en la que consigue hacer medianamente soportable a Barbra Streisand y "Paper Moon" (que reconozco no haber visto, pero la tengo en la carpeta de urgentes). Es además uno de los mejores reflexionadores sobre cine y en la película que nos ocupa, "Qué ruina de función" pone sobre la mesa todo lo parendido de maestros como Hawks, Wilder o los genios del slapstick-comedy, como Buster Keaton. El segundo acto de la película es casi por entero mudo y está rodado en un par de magnífico palnos secuencia que dejan al espectador sin aliento, y todo sin tener que incluir efectos especiales ni movimientos de cámara mareantes.

Muchos supuestos directores de acción (Gore Verbinski o Sam Raimi en sus últimos despropósitos, sin ir más lejos) debía aprender de la comedia que el ritmo no lo producen los gráficos pro ordenador o una toma mareante vacía de contenido. Incluso un adalid de los efectos especiales como James Cameron nos demostró a todos en "The Terminator" que la acción se puede sostener por ella sola, y que los efectos es una salsa que potencia las cualidades de una obra.

El verano está a la vuelta de la esquina, con sus "Transformers", sus "4 Fantásticos" y demás. A ver cuantos consiguen esa sensación de ritmo que logra Peter Bogdanovich (de Hawks y Wilder ya ni hablamos, que les quedan un poco lejos). Qué ruina de función ,pero qué goce para los sentidos.

lunes, 11 de junio de 2007

Inglés de chiringuito

La pasada cumbre del G-8 (creo que la G es de gilipollas), el señor Bush se asombró de que tuvieran que traducirle mientras hablaba con Ángela Merkel. Me resulta curioso que este personaje, con menos inteligencia y estudios que un paramecio se sorprenda de que no todo el mundo hable inglés. Hay que decir que la señora Merkel, como buena presidenta cualificada, lo domina, pero siempre se agradece que un licenciado en Traducción e Interpretación Bush- Alemán te ayude con ciertos términos.

La noticia me ha hecho reflexionar sobre uno de los axiomas de nuestro tiempo: si no sabes inglés estás perdidos en el mundo. Bueno, el que lo dijo seguro que sólo salió de su barrio residencial en las afueras de Little Rock, capital de Arkansas para visitar Reno, esa especie de Las Vegas de saldo. Y el tipo creyó que el mundo era EE.UU. y que el resto de países estaban tan lejos como la Luna o Marte (sólo conoce estos dos terruños extraterráqueos por que ha visto imágenes de su tele local en conexión con la NASA). Pero no nos dejemos engañar, se puede vivir muy bien sin saber inglés más allá del yes, nou, plis y zánquiu.

Mi padre es un señor de 60 años que viajó a Nueva York en los años 70. Cómo todo hijo de la postguerra no tiene ni idea de inglés. Aún así un día tuvo que esperar varias horas a que un autobús le llevara a su alojamiento temporal. En la parada había un tipo con el que mi padre entabló comunicación. Ni uno sabía inglés (mi padre), ni el otro español (el tipo), pero mi padre supo que el tipo era de Ojaio, tenía tres hijos, estaba en la ciudad para el entierro de su padre, se dedicaba a vender seguros; luego, pasaron a temas más trascendentales: la situación del país en aquellos convulsos tiempos de la crisis energética, el fin de Vietnam y dimisión de Nixon.

Cada uno podrá encontrar ejemplos parecidos en su entorno por que no es este un hecho aislado. Pero no hay que ir tan lejos. Yo he tenido la suerte de viajar por toda Europa y parte del extranjero, moviéndome con mis inútiles conocimientos de inglés sin problema alguno y ¿porqué? Porqué el inglés no lo sabe tanta gente como nos hacen creer. Si quieres comprar una barra de pan en Bruselas, tendrás que señalar el género e indicar con la mano la cantidad (eso-stop-uno-stop), si quieres que te saquen una foto de grupo en París, se lo indicaras a alguien por señas y añadirás un siguplé, intentando no parecer muy cateto. Por que lo único que tiene que aprender uno para salir al extranjero es la forma de decir por favor y gracias en el idioma en cuestión, el lenguaje de signos hará el resto.

Todos los que hayamos vivido en una ciudada monumental (Charrajevo, Santiago, Toledo, Marian D´Or) sabemos lo que es tener que dar indicaciones o explicar alguna tradición (lo de los papeles de Charrajevo fue una locura). Lo importante no era dominar el idioma, puesto que nuestro interlocutor raras veces era anglosajón, sino la mímica. Yo les pedía que me dejaran el mapa y allí les trazaba el camino acompañóndolo de diversas explicaciones gestuales dignas de una película de cine mudo.

Y es que lo del idioma es una tontería. Yo vería más necesario aprender chino en sus dos variantes (cantonés y mandarín, que son como la noche y el día) antes que inglés. Y en cuanto a los presidentes de los gobiernos les exigiría un dominio de inglés, alemán, francés, español y chino o japonés, que para algo son los presidentes y tienen que dar ejemplo. No incluyo el italiano por que lo importante en el idioma es la comunicación gestual, y ante la imagen mental de Zapatero o Bush diciendo bajan culo con modo napolitano me entra un dolor agudo en el cráneo que no sé si será un aneurisma.

Así que lo dicho, apúntense a arte dramático en la especialidad de expresión corporal/gestual y déjense de Openings e historias, que los viajes al extranjero para "perfeccionar el inglés" son una de tomadura de pelo.

P.D.: tengo actualmente varios amigos viviendo en las Islas Británicason el fin de perfeccionar el inglés y lo único destacable para mí es que tendré un cúbiculo si decido volver a la pérfida Albión.

Documentales de indocumentados

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda una nueva variantes de documentales: el jilidocumental. En él, un tipo o tipa (también se les puede llamar gichos/as o chorbos/as, lo que les parezca más despectivo) se pasea por el mundo mostrando su falta de respeto por las culturas y tradiciones propias de cada país. Vale que algunas nos puedan parecer extravagantes e incluso repugnantes, pero antes tendríamos que analizar las nuestras con detenimiento.

El programa pionero en este nuevo infragénero de documentales fue Lonely Planet, en el que un inglés, Ian Wright, nos hacía ver lo palurdos que son el resto de habitantes de la Tierra. Lo primero que debe observarse es que un INGLÉS el que se rie de las comidas, tradiciones y actitudes de los diferentes pobledores de nuestro planeta. Una persona que se ha criado comiendo pastel de carne, bebiendo té a las cinco y que, seguramente, considera al crickect como el deporte más emocionante del mundo no lo considero el más indicado para reírse de los demás, vamos, que tirando de refranero español, de putas habló la tacones.

En nuestro país ha surgido un émulo de este trotamundos irrespetuoso, y no ha sido otro que el más listo de la clase, Javier Sardá. En su nuevo programa, Duti Frí, se dedica a viajar por el mundo acompañado de algun amiguete haciendo el rídiculo. La excusa es la de contactar con españoles desperdigados por las tierras del Señor y "acercarnos" la realidad de ese país desde el punto de vista de estos emigrantes patrios.

La sensación de ascopena que produce la visión de cualquiera de los capítulos de la serie es inenarrable. El que más me dolió fue el episodio de dicado a Japón, emitido la semana pasada. Por mucho que nos pueda llamar la atención la cultura nipona no otorga permiso a que uno se burle de ella de la forma en que este "marciano" lo hace. Entre las imágenes que más rabia me produjo fue el ver a este neopaleto con un grupo de gente que se reune en la calle para practicar tai-chi, algo muy corriente en los países orientales (como aquí beber en la calle). Luego de infiltrase en el grupo, cosa que se puede hacer sin problema, el señor Sardá repartió capotes entre los nipones y se pusieron todos a hacer verónicas y pases de pecho como si de la feria de San Isidro se tratase.

La segunda escena lamentable fue el acompañar a un grupo de tunos (hay que joderse) en una ronda en un par de restaurantes. Ya que nunca lo había mencionado, creo que la tuna es una de esas execrables instituciones españolas que sufrido una degeneración que ha convertido en deleznable algo que fue un medio y forma de vida durante muchos siglos (no en los últimos 100 años). Nuestro querido colega Sardal se viste de tuno y comienza a hacer el subnormal (¿o tendría que decir el tuno?) en medio de un restaurante de sushi.

Estos dos momentos ocuparon gran parte del programa, el resto fue dedicado a un andaluz que se colgó de una japonesa y se fué a vivir para allá y en sus ratos libres se dedica a "rapear", o eso decía él. También nos presentaron a un bailaor flamenconipón que parecía salido de una película de Almodóvar. Así que ya me dirán. Nos reímos de la formalidad japonesa, de sus costumbres (que reconozco pueden parecer arcaicas, aunque aquí seguimos pegando a la parienta y decimos que es por su bien) o de su hermetismo con el resto de las personas, pero prefiero que se muestren perplejos por el honor, la seriedad o la puntualidad que por los toros, el flamenco y la tuna (dios, cuanto los odio).

Desde aquí me gustaría pedir por que se empiecen a emitir documentales en donde se trate a las gentes y a sus culturas con repeto, puesto que ello no implica el perder el asombro ante lo diferente. Pregúntense sino, ¿qué documental haría un Sardá kazajo, por poner un ejemplo, de este nuestro vertedero al que llamamos España? Sólo decirles que, cuando los de Lonely Planet pasaron por aquí, lo fliparon.

Ilustración de Idígoras y Pachi.

jueves, 7 de junio de 2007

Un caradura


Leo hoy que el señor Al Gore ha recibido el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional por todo el rollo de salvar al planeta del calentamiento global. Me parece muy bien. Lo que no me parece tan bien es que nadie se acuerde que este personaje tuvo poder suficiente durante 8 años para poder liderar una auténtica revolución ecológica desde el gobierno de los EE.UU. Es más, suya era la misión de ratificar el Protocolo de Kyoto por parte de los USofA y no lo hizo. ¿Y ahora viene dándonos lecciones de buenrollismo ecológico? No me joda señor Gore, que no es usted mi tipo.

Al señor Gore habría que recordarle que durante el mandato de Bill Clinton en el que él fue vicepresidente saboteó el Protocolo de Kyoto al insistir en que las tierras de cultivo y los bosques se contaran en el porcentaje de reducción de emisiones, mientras que el acuerdo buscaba una reducción significtiva de la emisión de dióxido de carbono.
Aceleraron las prospecciones de gas y petróleo en tierras de propiedad federal a un ritmo que igualaba e incluso superaba el nivel de producción de la era Reagan. Y eso que fue una época sin crisis energéticas.
Aprobaron la venta de un terreno petrolífero en California, lo que constituía el mayor acuerdo de privatización en la historia de EE.UU., a la vez que abrió la Reserva Nacional de Alaska a las prospecciones petrolíferas (Bush sólo continuó con la labor).
Y el señor Clinton, fue el primer presidente desde Richard Nixon que no ha obligado a los fabricantes de coches a reducir el consumo de gasolina.
Todos estos datos están sacados del libro "Estúpidos hombres blancos", de Michael Moore.

El señor Gore nunca protestó por que se estaba ultrajando a la naturaleza que tanto ama. Si habeis visto su documental Una verdad incómoda, os fijaríais en como pasa de largo en lo del aumento de emisiones de dióxido de carbomo en el período 1993-2001 en el que el fue vicepresidente. No dice en ningún momento: uno de los máximos responsables de que esto ocurriera, fuí yo. No, el nos echa la culpa a nosotros, como todo buen político. La culpa es del ciudadano, cuyo único poder es el voto, que ejerce cada cuatro años y punto. Nosotros no podemos poner multas a las compañías que contaminen, ni crear un sistema eficaz de recojida de residuos (no querais saber donde acaban las bolsas que con tanto esmero preparais, separando residuos), no podemos denegar el permiso de construcción en un paraje protegido. No, nosotros somos ciudadanos y les otorgamos el poder a ellos para que hagan lo mejor para nosotros.

No sé si seré un romántico, por creer que los políticos son personas. sólo sé una cosa, si empiezan a despreocuparse de la gente, acabaremos poniendoles bombas, y no para reclamar la independencia de tal o cual territorio, sino por que se lo merecen. Prefiero tener un hijo violador que político; el violador puede joderle la vida a unas cuantas persoanas, el político le va a joder la vida a toda las personas que pueda.

martes, 5 de junio de 2007

Series americanas: sobre el final de Heroes (3 de 3)

Aquí estoy de vuelta, con un par de neuronas menos pero con las pilas algo más cargadas. Las anécdotas de este fin de semana las guardaré para un futuro post monografíco sobre Charrajevo. Pero yo he venido aquí a hablar de Heroes. Así que abróchense los cinturos y agarrense que vienen SPOILERS, aviso.

Durante este largo fin de semana he comentado con varios amigos el final de esta serie y pocas veces encontré tanta unanimidad: decepcionante. Una serie que había levantado tanta espectación no puede concluir de esa forma tan light. Pero empezemos por el principio.

El arranque de la historia nos presenta a una serie de personas que están notando que algo les pasa y no es que estén engachados a "Ana y los siete". La cosa es más grave, hay uno que sueña que vuela, pero es un sueño tan vívido que duda que no sea realidad; otro, un polícia, escucha cosas que nadie más puede oír; una animadora de 15 años es prácticamente indestructible gracias a su poder de regeneración; y nuestro héroe prferido, un oficinista japonés que puede moverse a través del tiempo y del espacio. Y en medio de todo esto, un doctor indio (de la India) vuela a New York para encontrar a su padre, un genetista que pasó su vida buscando a esta gente con poderes.

La situación inicial se verá completada con una organización secreta que busca a estas personas paa estudiarlas (y suponemos que para crear supersoldados y esas cosas, que en eso no han sido muy originales). La historia avanza con buen ritmo, con episodios gloriosos (los dedicados al padre de la animadora y al viaje del japones, de nombre Hiro, al futuro, en especial), con otros de transición, que tampoco hacen descender mucho el tono general de la serie. El meollo del asunto nos lo proporciona un pintor heroinómano que puede ver el futuro y que en una de sus visiones ve como New York es destruida por una explosión nuclear. Y eso es lo que tememos y esperamos durante toda la temporada. Todas las preguntas y personajes se articulan entorno a esa visión. Es tal la fuerza de la visión que hace temblar al malo de la historia. Sylar, el malo malísimo, es un tipo que asesina a gente con poderes para robarselos, tras cortarle la cabeza, pero la posibilidad de ser él el causante de la destrucción de la ciudad le hace tambalearse e ir a ver a su madre y confensárselo. Así que el momento final ha sido palnteado con tal fuerza que tiene que suceder como nos lo han contado. Incluso el capítulo en que Hiro, nuestro tiemponauta, viaja al futuro, ve una Nueva York recuperándose del golpe que supuso la explosión.

Y llga el capítulo final, tras un capítulo anterior en que las piezas fueron dispuestas con precisión para una batalla a todo o nada, llegamos a un anticlímax constante que es el capítulo final. Es un anticlímax por la simple razón de que no se produce ninguna sensación de tensión en su visionado. Los fans queríamos una batalla final entre Sylar y Peter Petrelli, una especie de Pícara (la de X-Men) que "aprende" los poderes de otros y el único que, a estas alturas de película puede hacer frente al malo. Y parece que la pelea va a llegar. Todos los personajes principales se encuentran en la plaza en donde lo que tenga que ser será. Y entonces... nada. Como un Barça- Madrid que acaba 0-0, la serie nos deja con una sensación de lo que podía haber sido y no fué. Estos tipos tendrían que haber aprendido de oras series que saben dejar las cosas en alto, con ganas de ver la siguiente temporada ya, dejándonos hábidos de cualquier noticia, cualquier fichaje para poder especular sobre lo que pasó o pasará con los protagonistas.

Y lo peor es que nos están acostumbrado a finales de mierda que nos hacen dudar de ponernos a ver una serie. Menos mal que los guinistas de Perdidos saben lo que se hacen, aunque eso, es otra historia que será contada a su debido tiempo.

jueves, 31 de mayo de 2007

De nuevo en acción

Este fin de semana vuelvo a las ruinas de Charrajevo (Salamanca para los civiles) asi que no actualizaré el blog hasta el lunes si las neurona me aguantan. Pero no temáis, volveré con los comentarios de Heroes y Perdidos y con alguna nueva batalla en el zurrón. Me voy mañana mismo, asi que pasad un buen fin de semana que yo lo pienso hacer. Con dios.

martes, 29 de mayo de 2007

Sobre finales: Piratas del Caribe 3

En las últimas 24 horas me he visto el final de Perdidos y el ¿final? de la trilogía de Piratas del Caribe. La semana pasada contemplé el final de Heroes y creo que es el momento de comenzar con una valoración sobre como hay que rematar una historia. NI QUE DECIR QUE EMPIEZA MI TRILOGÍA PARTICULAR DEL SPOILER, AVISADOS ESTAIS.

Hablaré primero de la película, que no creo que me lleve mucho: menuda mierda de final. Una trilogía que aspira a ser la Guerra de las Galaxias del género de bucaneros no puede dejar esta amarga sensación en la boca. Si bien pienso que la auténtica trilogía comenzó en la segunda parte (Piratas del Caribe 2: El cofre del hombre muerto) y terminará en una cuarta entrega (pongo un cijón en el fogón). Esta entrega comienza bien, con fuerza, con una escena aparentemente insulsa pero que nos ayuda a entrar en la historia como si de una narración clásica se tratara, un cuento que el abuelo relata a sus nietos. Pero el resto nos hace plantearnos si esta suerte de prólogo fue ideado por alguien ajeno al resto de la película.

La historia no sólo es tramposa sino que es traicionera. Traiciona los fundamentos creados en las anteriores películas, los personajes construidos con gracia por unos actores con licencia para el desmadre (todos menos Orlando "pan sin sal" Bloom y Keira "sonrisa profident" Knightley) y traiciona una narración alegre y vivaz (sobre todo el la primera entrega).

La historia, como dije, es un gran lío y los actores desconocen que es lo que realmente trama su personaje, por lo que sus caras de descoloque son verídicas, como las del estupefacto espectador. Los guiones basados en traiciones y alianzas imposibles, planes secretos y jugadas de despiste son complicados y aquí no aciertan ni una. Y no será por falta de metraje para dejar las cosas claras, puesto que la película dura 168 minutitos de nada. Lo de la diosa Caliope, es un as, que se sacan de la manga, más falso que un Grandes Éxitos de Nash. O sea, no (lo tenía que hacer), no podemos decir ahora que la hechicera medio loca, clon de la que aparecía en el videojuego del Monkey Island, resulta ser una diosa encerrada en un cuerpo humano. Y ahora nos lo dicen. Vamos, que ni ellos mismos lo sabían. Y su historia de amor con David Jones, capitán de El holandés errante, queda inconclusa, sin atar.

Los actores, pues bueno, espero que Orlando Bloom contraiga la disentería y a miss Knightley, quedescubra una buena dieta que le haga ganar algunos kilitos y, de paso, que aumnete su perímetro pectoral. De Jonnhy Depp, nada, todos conocemos a Jack Sparrow: si te gusta, bien; si no, también. Pero me sigue doliendo ver a Geoffrey Rush y a Stellan Skarsgärd (habitual de los filmes de Von Trier) volviendo a perder su talento, que no dinero, en estas chucherías.

Menos mal que los efectos especiales son apabullantes (nada que ver con el hombre araña). Hay escenas que son de lo mejorcito de animación digital, pero eso no salva una película mediocre, indigno fianl de una saga que comenzó muy bien, siguió a trancas y a barrancas para acabar cayendo por el sumidero de la avaricia comercial (como Matrix, vamos).

Y ahora un comentario sobre el final. La historia principal se acaba: el personaje de Orlando Bloom se convierte en el nuevo capitán de El holandes errante y se ha casado con la chica, pero solo podrá pasar un día en tierra cada diez años, bien; a Sparrow, el capitán Barbosa le vuelve a birlar La Perla Negra y tendrá que ir a buscarla, bien, por que una Buena película de piratas perdedores siempre debe acabar con una invitación a una nueva aventura; Sparrow le birla el mapa mágico a Barbosa para ir en busca de la fuente de la juventud, mal, muy mal, por que eso es el un prólogo para una cuarta parte. Y por esto digo que la auténtica trilogía estará compuesta por El cofre del hombre muerto, En el fin del mundo y la cuarta película, ya lo vereis, tiempo al tiempo.